PxG Rasquera y Miravet

Los municipios de Miravet (737 hab) y Rasquera (819 hab), en la comarca de Ribera d’Ebre, Tarragona, cuentan con un modelo de tasa de residuos basado en el concepto de pago por generación (PxG) con el objeto de favorecer la prevención y el reciclaje de residuos.

Ambos contaban desde 2004 con un sistema de recogida de residuos puerta a puerta (PaP), que incluye la recogida de las fracciones orgánica, envases, papel-cartón, vidrio, pañales y resto en ambos municipios. Este sistema de recogida permitió unos resultados de recogida selectiva del orden del 81% y el 64% en 2008 en cada municipio respectivamente. Con el objetivo de mejorar aún más estos indicadores, a partir de 2011 se incluyó, también, el sistema de PxG con el respaldo del Consorci per la Gestió dels Residus Municipals de les Comarques de la Ribera d’Ebre, el Priorat i la Terra Alta y de la Agència de Residus de Catalunya.

Estos sistemas permiten atribuir a cada usuario un coste acorde con la cantidad real y el tipo de residuos generados. No se trata solo de un sistema más justo, sino que además genera un incentivo entre los sujetos pasivos hacia la reducción y el reciclaje. Para aplicar un sistema de pago por generación hace falta un contador de residuos, y eso es especialmente posible con sistemas de recogida PaP.

 

Descripción de la nueva tasa

Hasta 2010 todos los residentes pagaban un único recibo anual. Con el nuevo modelo escogido, el sistema de pago por bolsa, la tasa se divide en dos partes: una parte general, que se paga con un recibo anual; y otra variable, que se paga anticipadamente a través de la compra de bolsas estandarizadas para el rechazo y los envases.

La parte general no depende de la generación de residuos y varía según el uso y la localización del inmueble. La Tabla 1 muestra los importes para los domicilios y comercios, sobre los que se estableció una clasificación más exhaustiva por categorías, que se recoge en las respectivas ordenanzas fiscales.

Tabla 1. Clasificación de la tasa de residuos domésticos y comerciales, importes de la parte general para ambos municipios. Publicada en el BOP de Tarragona del 26-2-2011.

Fuente: Elaboración propia.

 

La parte variable depende de la generación de rechazo y envases y se hace efectiva con la compra de bolsas estandarizadas en los respectivos Ayuntamientos. Sus características y precios se reflejan en la Tabla 2.

Tabla 2. Características de las bolsas estandarizadas.

1 en aquest caso, el logotipo se tiene que pegar en forma de adhesivo.

Fuente: Elaboración propia.

 

La elección de la fracción rechazo como base imponible fue clara y se justifica por el potencial de reducción y de reciclaje que presenta. De la misma forma, se optó por gravar los envases, puesto que es la fracción que se puede reducir de forma más importante a través de cambios de hábitos. No obstante, los envases son gravados en menor medida que la fracción rechazo.

En Miravet, para poder gravar la fracción envases al tiempo que reducir el riesgo de fraude y minimizar la presencia de impropios, se amplió la recogida puerta a puerta de dos a cinco fracciones conjuntamente con la implementación del pago por generación.

En Rasquera, las bolsas estandarizadas para la fracción de rechazo y de envases se distribuyen desde el ayuntamiento a cada hogar al principio de cada año en base al número de residentes. Es posible comprar bolsas adicionales en el ayuntamiento en caso de necesidad.

Los pañales, infantiles y para adultos, están exentos de la tasa. Para esta fracción se utiliza una bolsa especial, de color blanco translúcido y con un logotipo rojo, que puede ser obtenida gratuitamente en los Ayuntamientos.

 

Regulación, comunicación, seguimiento y control

Para la regulación de este sistema fue necesario aprobar una ordenanza fiscal reguladora de la tasa de residuos, que estableció́ los importes unitarios de sus diferentes partes. También se aprobó́ una ordenanza municipal, que regula los derechos y deberes de los usuarios y del propio Ayuntamiento, y que incluye el correspondiente régimen sancionador. Ambas ordenanzas guardan coherencia y se complementan.

La campaña de comunicación para la implementación del nuevo sistema fiscal empezó́ el 13 de diciembre de 2010. Ddesde el 27 de diciembre de 2010 hasta el 9 de enero de 2011, transcurrió́ una fase de prueba, en la que los ciudadanos y comercios empleaban unas bolsas estandarizadas que les habían sido entregadas gratuitamente. Durante estas dos semanas se recogían todas las bolsas, aunque no fueran las correctas. Desde el 10 de enero de 2011 el uso de las bolsas estandarizadas es obligatorio, de modo que las bolsas incorrectas no se recogen y el usuario debe retirarlas y volver a sacar su contenido en una bolsa correcta.

Resultó muy importante la difusión a través del pregón municipal, como también lo fueron y siguen siendo las inspecciones realizadas por los operarios del servicio de recogida.

El procedimiento durante las inspecciones de las fracciones rechazo y envases, tanto en la fase de pruebas como posteriormente, es el siguiente:

>> El operario identifica las bolsas estandarizadas (Figura 2).

 >> Durante las dos semanas de prueba, ante una bolsa incorrecta se dejaba un folleto informativo en el buzón correspondiente, pero se recogía la bolsa.

 >> Después de ese período y hasta la actualidad, se pega un adhesivo a la bolsa indicando la infracción cometida y ésta no se recoge.

 

Figura 2. Bolsas estandarizadas para las fracciones rechazo (izquierda) y envases (derecha)

 

Resultados

La evolución de la recogida selectiva en ambos municipios tiene dos puntos clave: Uno en el 2004 con la puesta en marcha del PaP y otro en el 2010 con la introducción del sistema de PxG. Miravet ha estabilizado su porcentaje de recogida selectiva alrededor de un 80% (Figura 3) mientras que en Rasquera varía entre un 80% y un 60% (Figura 4).

Figura 3. Evolución de la recogida selectiva en Miravet

Fuente: Elaboración propia.

Figura 4. Evolución de la recogida selectiva en Rasquera

Fuente: Elaboración propia.

 

Los valores de generación de residuos per cápita en 2010 eran bajos, del orden de 0,82 kg/hab y día en Miravet y 1,05 kg/hab y día en Rasquera, muy inferiores a la media catalana de 2009, de 1,54 kg/hab y día. Aún así en els 2016 bajaron a 0,74 y 0,84 kg/hab y día respectivamente, llegando a mínimos de 0,54 en 2013. De 2010 a 2016, la reducción global de generación de residuos fue del 10% en Miravet y del 20% en Rasquera.