Sistemas de bonificación-penalización aplicado a residuos

Los sistemas de bonificación-penalización (también llamado bonus-malus o feebate en inglés, b/p en adelante) consisten en la aplicación de tarifas variables, bonificando o penalizando (por ejemplo, a los usuarios o a los productores) de un servicio según el comportamiento ambiental perseguido, tomando como referencia el comportamiento medio. Aquellos con un comportamiento ambiental mejor que la media reciben una bonificación y aquellos con un comportamiento peor que la media afrontan una penalización.

Los sistemas b/p se han aplicado ya para discriminar vehículos en función de su consumo (por ejemplo, en Maryland[1], California[2] y Francia[3],[4]), en el ámbito de la eficiencia energética de los edificios (en California[5]) y su aplicación se ha propuesto en campos como el control de la contaminación, el uso de agua potable o la conservación de la energía[6]. En el sector privado, es un sistema muy usado para los seguros automovilísticos, premiando el buen historial del conductor y castigando a aquellos que registran incidencias.[7]

En el caso de los residuos, se puede aplicar, por ejemplo, cuando diversos municipios se asocian en una entidad supramunicipal para la gestión de sus residuos, modulando sus pagos en función de sus resultados. Los sistemas b/p permiten bonificar aquellos municipios que generan menos residuos per cápita y hacen mejor recogida selectiva, a costa de penalizar aquellos que presentan peores resultados. De esta forma se desincentivan comportamientos negativos y se compensa económicamente a quienes consiguen mejores resultados.

Su aplicación también es posible en el ámbito municipal, para discriminar entre las tasas que pagan los contribuyentes de cada barrio, en función de los diferentes niveles de recogida selectiva alcanzados, aunque ello sólo tiene sentido en municipios de suficiente tamaño como para poder zonificar el servicio de recogida de residuos y obtener resultados por barrios.

 

Método de cálculo

Este sistema se puede aplicar de diferentes maneras. A continuación se detalla un modelo básico de b/p a modo de ejemplo.

Si llamamos i a un municipio cualquiera de los p que integran una entidad supramunicipal de tratamiento de residuos y llamamos j a cada uno de los q tratamientos posibles (vertedero, compostaje, reciclaje, etc.), entonces podemos definir unas bonificaciones-penalizaciones b/pij para cada municipio y para cada sistema de tratamiento de la siguiente manera:

Donde: tij/habi toneladas por habitante tratadas en el municipio i con el sistema j
ttj/habt toneladas por habitante tratadas en el total de la entidad supramunicipal con el sistema j
b/pij puede ser un valor positivo (penalización) o negativo (bonificación).
nj es una constante definida para cada tratamiento.

 

Las bonificaciones y penalizaciones calculadas se sumarían o restarían al pago que a cada municipio le corresponde realizar a la entidad supramunicipal.

El ejemplo definido en la anterior ecuación es globalmente neutro para la entidad supramunicipal, ya que se ingresa lo mismo con o sin la aplicación del sistema, al ser cero la suma de todas las bonificaciones y penalizaciones. En cambio, el modelo no es neutro para los municipios, sino que premia a los que hacen una gestión de los residuos ambientalmente más satisfactoria.

Dimensionando las bonificaciones y penalizaciones linealmente en función de la diferencia entre el comportamiento del municipio y el de la mancomunidad, los municipios que tengan un comportamiento más alejado de la media en positivo o en negativo serán los que perciban las mayores bonificaciones o penalizaciones, respectivamente. Por el contrario, los municipios con un comportamiento idéntico al comportamiento medio de la mancomunidad no verán su pago afectado. Por ello, los municipios con mucho peso poblacional dentro de la entidad supramunicipal no se apartarán mucho del comportamiento medio, con lo que la intensidad con la que sentirán las bonificaciones o penalizaciones será necesariamente moderada.

Al definir diferentes valores de nj para cada sistema de tratamiento es posible discriminarlos favoreciendo la reducción y el reciclaje de residuos allí donde se considere prioritario. Si se quiere desincentivar el tratamiento j, nj tiene que ser positivo, y viceversa. En ambos casos, a mayor nj (en valor absoluto) mayor el incentivo. Las bonificaciones y penalizaciones deberían ser más acentuadas para los tratamientos finalistas que para los tratamientos preventivos, puesto que las fracciones con destino a los primeros son las que es prioritario minimizar.

Un sistema de bonificación-penalización a escala local supramunicipal fue aplicado por el Área Metropolitana de Barcelona entre 2004 y 2017.[8]

 

​—————

[1] Davis, W.B., Levine, M.D., Train, K.E. (1997). Fees and rebates on new vehicles: impacts on fuel efficiency, carbon dioxide emissions, and consumer surplus. Transportation Research E (Logistics and Transportation Review) 33 (1) 1-13.

[2] Martin, E., Shaheen, S. A., Lipman, T., & Camel, M. (2011). Public Perception of a Feebate Policy in California: 2009 Statewide Telephone Survey and Focus Group Results (No. 11-3377).

[3] d’Haultfoeuille, X., Givord, P., & Boutin, X. (2014). The environmental effect of green taxation: the case of the French bonus/malus. The Economic Journal, 124(578), F444-F480.

[4] https://www.theicct.org/blog/staff/practical-lessons-vehicle-efficiency-policy-10-year-evolution-frances-co2-based-bonus

[5] Lovins, A. B., Lovins, L. H., von Weizsäcker, E.U. (1997). Factor 4. Duplicar el bienestar con la mitad de recursos naturales. Informe al Club de Roma. Colección Galaxia Gutenberg. Círculo de Lectores. Barcelona.

[6] Collinge, R.A. (1997). User fees with “feebates”: Meeting revenue and allocative objectives without tradeoff, even when numbers are small. Journal of Environmental Management 50 171-185.

[7] Lemaire, J. (2012). Bonus-malus systems in automobile insurance (Vol. 19). Springer science & business media.

[8] Puig Ventosa, I. “Fee and rebate systems to foster ecologically sound urban waste management” (p. 527-534) en Cavaliere, A., Ashiabor, H., Deketelaere, K., Kreiser, L., Milne, J. (Eds.) Critical Issues in Environmental Taxation: International and Comparative Perspectives. Volume III. 2006. Richmond Law & Tax.